viernes, 16 de febrero de 2018

EIR, ¿sirve realmente?

A día de hoy, sigo sin entender el EIR (Enfermero Interno Residente).

Vaya por delante que me duele decirlo y que yo sé lo que es el EIR de primerísima mano (me presenté por libre en el 2014 y saqué plaza, aunque renuncié finalmente).

Y quiero que se me entienda bien.

El planteamiento de la especialidad me fascina y me parece súper acertado. La especialización es el futuro aunque sé que muchos compañeros en esto no estarán de acuerdo conmigo, por aquello de la capacidad de movilidad entre servicios con la que contamos actualmente.

Pero, ¿es esto bueno? ¿Eso es lo que va a evitar que desaparezca nuestra maravillosa profesión?

Me temo que no. El mundo tiende a la super especialización, y es la clave para poder dar unos cuidados de calidad.

Ahora bien, ¿el EIR cumple este cometido?

Lo siento mucho, pero no. Actualmente, no.

El examen es una auténtica vergüenza y las opciones al terminar la residencia, más aún.

Un examen, a mi parecer, bastante absurdo. Con preguntas ridículas que, año tras año y si fueran honestos, impugnarían el 70% de las mismas.

¿Es un examen válido realmente? ¿Se valora realmente conocimientos útiles y con proyección a futuro?

Un examen largo, muy largo, cuya finalidad no es otra que la de cansar.
Un examen injusto, con preguntas fuera de contexto y de todo temario.

Lo siento mucho, pero me horroriza. 

Cuando por fin superas el examen y, frente a unos 20.000 compañeros, consigues una de las apenas 900 plazas existentes para FORMACIÓN, llega la hora de valorar especialidad.

¿Dónde está la especialidad de médico-quirúgica? ¿Dónde están esas especialidades en las que la querían dividir: cuidados intensivos, urgencias y quirúrgica? Ya han pasado casi 10 años desde la implantación del plan Bolonia y, muchas, seguimos esperando para mejorar nuestros conocimientos en estas áreas que nos fascinan.

De verdad, qué absurdez. Muchas del resto de especializades que sí están reguladas me temo no sirven para mucho. Sin bolsas de empleo propias al convertirte en especialista, las posibilidades de mejora se reducen a poco.

Tenemos que aceptarlo y reconocer que muchos de nosotros hacemos el EIR por mejorar nuestra formación, pero sobre todo, por escapar dos años de esta situación desastrosa que vive el panorama laboral sanitario.

Hay mucho que mejorar. Muchísimo.

Yo, ahora mismo, no entiendo a las "cabezas pensantes" que están detrás de todo esto.

Por una especialidad REAL, completa y con salidas laborales.

#reconocimientoEIR = #reconocimientoENFERMERIA (que falta nos hace)





6 comentarios:

  1. Tras 10 de enfermería y 8 de ellos en qx, no puedo estas más de acuerdo con tus palabras.
    Este ha sido mi primer año estudiando que me presento al dichoso exámen para, como bien dices, escapar de la situación laboral.
    Un año entre libros y trabajo, sin vida personal, ni ocio, ni nada, al igual que todos aquellos que se lo han preparado en condiciones, para cuando te sientas delante de 24 folios veas lo que ves.
    Que no te preguntan por cosas básicas de nuestra historia, que se ceban en farmacia cuando no te dejan administrarlas sin orden médica.
    En fin... Lo voy a seguir intentando sólo porque a la especialidad a la que aspiro es la ÚNICA que tiene salida.
    Luchemos juntos por un bien común.
    #reconocimientoEIR #reconocientoENFERMERIA

    ResponderEliminar
  2. Como enfermera de las de antes (soy ATS, reconvertida a DUE), enfermera inspectora por oposición desde hace la friolera de 36 años y tutora de los EIR de enfermería del trabajo, estoy totalmente de acuerdo contigo.

    Es una lástima que se organicen especialidades para las que luego no hay salida. Que tengáis que competir 28 personas por plaza, cuando los médicos creo que pelean 2'5 por cada una, que se cobre una miseria mientras se está en periodo docente y que tengáis que gastaros el dinero en academias que os preparan temas de los que en el examen no aparecen preguntas.

    Pero mi cabreo se dirige fundamentalmente a esos enfermeros que preparan las preguntas del examen.
    ¿Quién se han creído que son, el Dr. House?
    No se puede ser tan hipócrita e ir por la vida de médico frustrado y poner exámenes para humillar al personal.
    Mientras en los colegios profesionales y en las aulas de docencia, sigan estando esos que se creen mejores que los demás, esto no tendrá remedio.

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy en Alemania y estoy Trabajando en intensivos, ahora estoy haciendo una especialidad de cuidados intensivos y anestesia y lo único que necesitaba para poderlo hacer era experiencia, yo no tuve que hacer ningún examen para acceder, tan sólo contar con la autorización de mi jefe. Mi trabajo no lo tuve que dejar, hago rotatorios y sigue siendo mi trabajo (CON MI SUELDO), y cuando tengo clases porque tengo 720 horas teóricas, no tengo sue que trabajar porque esas horas son también laborales. Tan sólo digo que esa especialidad dura dos años y lo que se hace y se aprende es incluso más de lo que hace un enfermero en intensivos en España.

    ResponderEliminar
  4. https://www.change.org/p/comisi%C3%B3n-de-recursos-humanos-del-sistema-nacional-de-salud-sns-temario-espec%C3%ADfico-para-la-enfermera-interna-residente-eir

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo con todos vosotros, pero nosotros mismos somos los que tenemos que luchar por esa mejora que no va a venir sola. Es muy triste leer este tipo de cosas de gente tan influyente en nuestro ámbito (repito que creo que tienes razón) y ver que os quedáis ahí y no empezáis a luchar para que nosotros desde nuestro "anonimato" podamos seguiros y luchar juntos por mejorar nuestra profesión en todos los ámbitos (no solo el económico). Luchar por nosotros y por las personas a las que atendemos y ayudamos cada día.
    Me gustaría poder luchar, que lo hiciéramos todos juntos y no por libre, como pasa hasta ahora. Mientras no consigamos ir todos juntos, van a poder con nosotros...

    ResponderEliminar
  6. Siguiendo la línea del comentario anterior...
    Mientras nosotras mismas no tomemos conciencia nada va a cambiar. Estoy aburrida de oír quejas, pero ninguna propuesta para intentar juntarse y cambiar las cosas. Personalmente achaco directamente esta actitud a la cultura de inmovilismo en este país.
    Una pena que el colectivo enfermero se haya vendido (y se venda) tan facilmente.
    En cualquier caso, gracias Ana, por poner de relieve en tu blog esta situación una vez más.

    ResponderEliminar