miércoles, 16 de septiembre de 2015

Gracias compañeros.


Nadie dijo que la enfermería fuera fácil.
Y nadie dijo que ser Enfermera en apuros tampoco lo fuera.

Quiero daros las gracias.
Por el apoyo que me habéis mostrado.
Por entender que no somos profesionales de esto y que lo hacemos con todo el amor (y las horas libres) del mundo.
Queremos llegar a todo y que lo tengáis todo a tiempo y a veces, ocurren cosas como estas y se traspapelan 3 hojas en la imprenta.
Quiero deciros que más de uno me habéis sacado una sonrisa cuando me encontraba sumida ayer en un bucle de ataques de ansiedad (aún hoy a veces me entran taquicardias).
Ayer lloré de rabia pero también lloré de felicidad.
Porque no sois clientes, sois COMPAÑEROS.
Gracias. De verdad, gracias por la confianza.
No tengo palabras para vosotros.
No puedo expresarme.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada